11 de septiembre de 2012

Un fin de semana... un poco complicado


Viernes.
Algo anda mal, me despierto escuchando If I Fell de los Beatles (en la versión de la película Across The Universe) y siento cierta nostalgia, un extraño presentimiento me dice que algo está cambiando (o va a cambiar), termina la canción y me levanto para iniciar mi día. Durante todo el día intento no pensar mucho, ocupo mi mente en vanas trivialidades, todo está bien. Casi al terminar el día leo algo que no me deja un buen sabor de boca, termino un poco molesto y confundido, pero ¡vamos!, es viernes y ya es hora de regresar a casa. En mi reproductor de música suena En Qué Momento de Moenia, dos veces, la primera vez en la versión original, y la segunda vez con la grabación que yo hice hace algunos meses. Ya en casa, encuentro a mi cuñada y mi sobrina, me entretengo un rato jugando con mi sobrina y de repente, mi cuñada me pregunta porqué suspiro y me dice que alguien le contó una vez que un suspiro es un beso reprimido, sonrío un poco mientras pienso que en ese momento no quiero hablar de suspiros.

Sábado.
Despierto muy temprano para ir a la escuela, despierto pensando en lo mismo que estaba pensando la noche anterior, antes de dormir. Llego a Tehuacán a tiempo, pero pienso en que solo tendremos la primera clase y después tendremos algunas horas libres porque un maestro no llegará ese día, en ese momento quiero mantener mi mente ocupada, así que decido llamarle a mi primo para ver si está en su casa. Es muy temprano, así que supongo que está durmiendo y por eso no contesta, me siento en una banca del parque ecológico mientras espero para llamarle otra vez. Veinte minutos después me contesta y yo me dirijo a su casa; me muestra algunas pistas que ha grabado en su computadora y me pide que escriba algo porque las letras que él escribió para sus canciones no lo tienen tan convencido. Escribo lo primero que se me ocurre, pero según parece, todo lo que escribo sigue una misma linea, así que le digo que... en ese momento no ando tan inspirado, y mejor lo dejamos para después. Desayuno en su casa y me voy a la escuela.
Después de clases llego a casa, tengo una conversación pendiente con alguien, es algo que no se puede dejar para después. Nos saludamos y, después de titubear un poco, es momento de ir al grano. Lo mejor será terminar (si, eso suponía). Es que... la distancia... tú... yo... todo. Yo escucho (o leo) e intento pensar que tal vez aún hay algo que se puede hacer, pero no, yo mismo me he convencido varias veces de que eso sería lo mejor para ella. Intento mantenerme calmado (después de todo, así es como lo hace un mago), le digo que está bien, que tal vez me sienta raro por un tiempo pero ya se me pasará. Ella me dice que está ocupada y que debe retirarse. Cambiamos nuestra situación sentimental en Facebook (así lo marcan las reglas sociales en estos tiempos modernos, supongo jeje). Una amiga me pregunta si estoy bien, le digo que si, que todo está bien, que voy de salida, pero cuando regrese le aviso. Voy a casa de mis sobrinos, y durante toda la tarde olvido todo lo relacionado con el tema, así está mejor. Cuando regreso paso a ver si mi amiga sigue conectada:

— ¿Entonces si estás bien?
— Si, todo bien.
— ¿Qué pasó?
— Pues nada... mi Pilar se dejó influenciar por la otra (o algo así) jeje.
— ¿? Explícame eso de "mi Pilar se dejó influenciar por la otra".
— Pilar, la chica del libro de Paulo Coelho (A orillas del río Piedra me senté y lloré)... jejeje... ¿ahora si me entiendes?
— Ahh... ya... ¿y luego?
— Pues nada, que a diferencia del libro, en esta historia, ella decidió ya no seguir intentándolo. Pero está bien, ahora puedo regresar al monasterio para terminar mi entrenamiento Jedi. El mundo está a salvo una vez más.
— WTF?? (o_O) ¿Estás drogado?
— Jajaja no.

Seguimos conversando por un rato, yo me la paso haciendo bromas y diciendo tontería y media (ambos sabemos que cuando algo no anda tan bien yo me pongo así), pero está bien... empiezo a sentirme un poco más tranquilo.

Domingo.
Empiezo a hacerme a la idea de que ya todo está tomando su curso. Paso toda la mañana y la tarde cuidando a mis sobrinos. No estoy triste, tampoco estoy molesto... después de todo, fue bueno mientras duró. No me arrepiento de nada. Le deseo lo mejor y siempre podrá contar conmigo... quién sabe, con un poco de suerte, tal vez volvamos a coincidir en algún punto en el futuro n__n
Anochece y siento que la extraño un poco. Es normal, creo. En una conversación digo algo sobre si regresamos, la otra persona me dice que en mi lugar no aceptaría regresar pero yo soy diferente, y no sería raro en mi. Le digo que tiene razón, yo soy complicado. Me corrige diciendo que en esa relación los dos eramos complicados. Le doy la razón nuevamente diciendo "es cierto, los dos eramos MUY complicados, somos tal para cual, bueno, por ahora ya no".

Y eso fue un poco de lo que pasó este fin de semana. La verdad, todavía se siente raro ya no conversar más con ella, desacostumbrarse a lo que uno ya estaba acostumbrado. Pero bueno, sé que ella va a estar bien.


Ustedes me disculparan si los aburrí con esta historia, pero tenía que dejar salir todo eso, a partir de mañana volvemos a nuestra habitual (al menos en el blog). Mientras tanto les dejo la canción que mencioné casi al principio:


PD: Y como bonus track, una canción en el otro blog

9 viajeros han dicho:

Mariela Garcia dijo...

Ahora entiendo la canción... y tus likes en algunas de mis publicaciones, lo siento. Pero no hay finales, sino Nuevos comienzos, por eso amo los puntos suspensivos! Beso enorme! <3

Marite Alarcón dijo...

Es un proceso el "olvido" que no llega a ser del todo olvido al final. Paciencia, que no hay nada que el tiempo no ayude a superar...

Un beso!

la MaLquEridA dijo...

En la vida real y en la virtual todo tiene un principio y un fin pero en los finales siempre hay un nuevo comienzo y te deseo que este que empieza sea mejor.


Cuídate.

Carla Mendez dijo...

Hola
Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
Carla.

C.P. Fabiola Munguia De Cardiel dijo...

lo siento mucho. yo no lo sabia hasta ayer
hace mucho que no entro al facebook porque tenia a mis hijos enfermitos y yo tambien me enferme de neumonia
:(
no me habia dado cuenta del cambio de estatus, es mas aun hoy no lo he visto, pero sepa usted sr. Mago que tiene en mi una amiga, yo estoy a sus ordenes para lo que se le ofrezca

Jo dijo...

suspiros reprimidos... en besos.

no lopensaria asi peroya con tanta cosa por encima y sentires intyendo que debemos o actuamos de algun modo para sopesar
no vuelve un fin solo complicado.



*te encontré en tuiter*

:)

Elbert Valentin dijo...

Mariela: Jajaja y yo que pensaba que nadie notaba lo de los likes, tengo que aprender a ser más discreto con eso jeje

Marite: Muy cierto, el proceso de olvidar a alguien nunca se llega a completar, por eso es mejor aprender a vivir con el recuerdo y como dices, ser paciente :)

La Malquerida: La vida está llena de ciclos, y todo principio y final tiene un propósito ^^

Fabiola: Gracias :)

Jo: De alguna manera los suspiros siempre dejan la sensación de que nos liberamos de algo que estaba reprimido, ya sea un sentimiento o algo menos poético y más fisiológico jeje

Martuchis dijo...

La distancia siempre afecta... Como siempre te digo, espero que todo tenga solución... Me apachurró el corazón este post.

Martuchis dijo...

La distancia siempre afecta... Como siempre te digo, espero que todo tenga solución... Me apachurró el corazón este post.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...